7 CONSEJOS PARA UNA EXCEDENCIA LABORAL

Las excedencias en el trabajo son cada vez más frecuentes. Se trata de un derecho poco conocido en sus aspectos más relevantes.

Las consultas sobre excedencias laborales dan lugar a muchas dudas que tienen fácil respuesta, pero que muchas veces no son conocidas por los trabajadores; por eso, ten en cuenta estos 7 consejos.

Lo primero que debes saber es que  son tres los tipos de excedencias por las que un trabajador puede optar:

a) Excedencia por cuidado de hijos o familiares que necesiten atención.

b) La excedencia voluntaria, es el caso típico de intentar desarrollar una nueva actividad laboral, o simplemente para viajar o descansar.

c) La excedencia obligatoria, por ejemplo, si te eligen para un cargo público.

En estos tres casos se deja de pagar el salario al trabajador y las variaciones se encuentran en sus posibilidades de concesión, la cotización a la Seguridad Social y la reincorporación; pero, en todo caso, es importante conocer los siguiente, lee estas 7 recomendaciones:

1.- COMUNICACIÓN PREVIA: Comprueba si tu Convenio establece la obligación de comunicación previa a tu empresa con un tiempo determinado, porque de ello puede depender tu reincorporación cuando finalice esa excedencia. En ocasiones, no comunicarlo con la antelación exigida en tu Convenio Colectivo se equipara legalmente a entender que no quieres reincorporarte; es decir, a una renuncia a tu puesto de trabajo, algo absolutamente contrario a lo que pretendes.

2.- FIJAR LA DURACIÓN: Es preciso que fijes la duración de tu excedencia antes de tomarla. Has de determinar cuánto tiempo va a durar esa excedencia que solicitas. Se excepciona de este requisito el supuesto de excedencia por cuidado de los hijos, ya que en esta variedad podrás reincorporarse en cualquier momento antes de los 3 años máximo contados desde el nacimiento o la adopción del menor.

3.- ESPECIALIDADES EN EXCEDENCIA POR HIJOS: Recuerda que en caso de hijos sucesivos, el plazo de excedencia de uno se interrumpe y comienza el cómputo del siguiente, nuevamente por un periodo de hasta 3 años.

También en excedencia por cuidado de los hijos, si se produjese un despido, es preciso tener en cuenta este periodo de excedencia para hacer un exacto cálculo de la indemnización que te corresponde.

4.- ANTE UN ERE: Si te encuentras ante un ERE que afecta a tu empresa en el mismo periodo en que se estás de excedencia voluntaria, conviene que te incorpores, porque sino no tendrás derecho a indemnización por despido.

5.- TRABAJAR EN OTRA EMPRESA: Trabajar en otra empresa en un periodo de excedencia voluntaria está permitido, salvo que exista un compromiso laboral al respecto con la empresa que te concedió la excedencia; porque si eso es así, y lo incumples,  podría dar lugar a posibles reclamaciones por daños y perjuicios contra tí.

6.- ALGUNOS PLAZOS A CONSIDERAR: La duración de una excedencia voluntaria varía entre 4 meses y 5 años, y has de tener un mínimo de antigüedad en la empresa de 1 año para poder solicitarla.

Entre excedencia y excedencia voluntarias ha de transcurrir un periodo de tiempo de al menos 4 años, y recuerda que esta excedencia significará un derecho preferente a la hora de la reincorporación.

Las excedencias por cargo público durarán el tiempo que el mismo dure, y las de cuidado de hijos, los 3 años máximo por cada nacimiento o adopción, con la consideración de hijos sucesivos que hemos comentado antes.

7.- PROBLEMAS EN EL MOMENTO DE LA INCORPORACIÓN: Si al incorporarte tras una excedencia voluntaria la empresa te dice que no tiene vacantes para tí, tienes 3 opciones:

- Conformarse y admitir una prórroga, en cuyo caso no puedes cobrar el paro porque no estás desempleado.

- Iniciar un procedimiento judicial, sin olvidar que dispones de 1 año para ejercitar las correspondientes acciones legales para hacer efectivo tu reingreso.

- Y en el caso en que ni te respondieses a solicitud de reintegro al trabajo, has de entender que has sido despedido y formular demanda para impugnarlo en plazo de 20 días.

Lo normal es que no tengas problemas y tu incorporación sea la prevista; pero, no está de más que tengas en cuenta estos 7 consejos porque dan respuesta a las 7 situaciones conflictivas más habituales y a las consultas más frecuentes.

Ahora, una vez leído este post ya sabes cómo actuar.

 

This entry was posted in Abogacía, General, Laboral. Bookmark the permalink.