ORIGEN DE LA TELEVISIÓN

En el siglo XIX el reto de la investigación era descubrir el modo de transmitir imágenes a distancia, algo ya superado con el sonido en aquel momento. Lo que parecía una locura, pronto y gracias a la conjunción de tres nuevos parámetros comenzó a convertirse en una realidad.

Los tres descubrimientos que ayudaron en esta evolución fueron:
– La fotoelectricidad, que permitía la transformación de la energía eléctrica en energía luminosa.
– La transformación de las fotografías en líneas de puntos.
– Y la aparición de las ondas hertzianas.

Dos fueron los primeros modelos ideados de televisión, la mecánica y la electrónica, la primera se basó en los estudios del alemán Nipkow que a finales del XIX logró  que mediante un disco perforado girando frente al ojo humano se descompusieran las imágenes, lo que facilitó su transmisión.

Este descubrimiento unido al invento de Baird, un científico escocés que mejoró los trabajos anteriores añadiendo una célula fotoeléctrica que transformaba la luz en impulsos eléctricos, llevó a que Baird en colaboración con la BBC creara su propia televisión.

La BBC emitió por primera vez desde la ciudad de Londres en 1929, con tan sólo 30 líneas y 12 imágenes por segundo.

Pronto el sistema mejoró en calidad con el modelo electrónico de televisión que se basaba en un invento capaz de convertir señales electrónicas en imágenes, el iconoscopio.

Así, la televisión comenzaba a romper fronteras y el primer gran evento que se retransmitió fueron los Juegos Olímpicos de 1936.

Las imágenes eran sólo emitidas en blanco y negro; ya que, el color no llegó a las emisiones de televisión hasta el año 1950.

Más tarde llegaría la televisión de 365 líneas, las emisiones vía cable, satélite, la televisión digital, la televisión a la carta y la interactividad que permite hoy la televisión conjugada con Internet; todo ello, ha significado el gran desarrollo tecnológico del mundo televisivo que conocemos hoy.

A lo largo de los años, multitud de estudios científicos en constante evolución han permitido convertir al que fuera el gran reto del siglo XIX, la difícil andadura técnica de superar al telégrafo y a la radio, en todo un logro, transmitir no sólo sonidos sino imágenes por el espacio.

Hoy el medio de comunicación audiovisual por excelencia vive instalado en Internet y llega instantáneamente a nuestros terminales móviles, en el contexto de un mundo interactivo y global, que sigue evolucionando a pasos agigantados hacia nuevos desafíos técnicos y legales.

This entry was posted in General, Periodismo y Medios de Comunicación, Publicidad. Bookmark the permalink.